Yogurt Casero

Ya me estuvieron preguntando por esta “receta” (entre comillas porque es tan fácil que ni califica como receta) y la verdad, es que no puede faltar en el libro de cómo ser una buena ama de casa y no fundirse en el intento.

La cosa es así:

  1. comprás un litro de leche ($7) y un yogur ($6) (yo generalmente compro el yogur natural Sancor, pero puede ser cualquier yogur del mundo según tengo entendido).
  2. Agarrás la leche, la ponés en un bowl o tuppero lo que tengas y la calentás un poquito, cuidando que no hierva (para saber si no está demasiado caliente metés el dedo y si no te quema, está todo bien).
  3. Mezclás el yogur con la leche. Todo junto, bien mezcladito, en el bowl (si lo dejás así, queda natural y si le ponés escencia de vainilla, frutilla, etc. queda saborizado).
  4. Lo tapás (con un repasador, por ejemplo) y dejás entre 8 y 12 horas y a la heladera.

Ojo, para que quede bastante mejor, yo aprovecho a hacerlo después de haber usado el horno (así uso el “calorcito residual”). Lo ideal sería mantener una temperatura tibia durante las 8hs (como con una yogurtera o atrás de la heladera si tienen la parte de atrás a mano). Como a mí no me pasa de tener calorcito constante a mano, uso el calor del horno y va bien.

Y, ahora sí, listo! Tienen yogur casero y natural. ¿Para qué sirve? Uff:
– ideal para comer cereales (o granola casera) con yogur (yogur + granola + dulce = la gloria)
– fantástico para comer yogur con frutas y colchón de frutas (yogur + banana + dulce de frambuesa = desayuno de campeones)
– yyy, sobretodo, el eslabón perdido para hacer todas las recetas de aderezos de ensalada a base de yogur

Ah! Casi me olvido, y hagan la cuenta ustedes: por unos 13 pesitos tienen 6 potes de yogur de 200ml. ¡Una ganga! Y, encima, si lo hacen bien (o sea, con el calor constante) pueden repetir la fórmula a partir del yogur que hicieron tres o cuatro veces sin problema.