Sopita calentita y cuidadita

Como ya debería ser de público conocimiento (no entiendo por qué no apareció en la primera página de todos los diarios del país) volvió el gas a mi vida.

El caso es que para festejar, armé una receta facilísima de sopa de calabza y pollo (a precio 100% cuidado) para luchar contra el frío.

Los ingredientes son:

– una calabaza (de las pequeñas, pero fíjense que no sean de sean de esas super pálidas que parece que les bajó la presión o algo…)

– una papa mediana (es lo que le da la cremosidad)

– carcaza de de un pollo (el pollo que pudieron comprar por $19 el kilo a precio cuidado, obviamente)

Meten todo en una olla y lo dejan a hervir con sal. Pueden sumarle a la preparación caldo de gallina (para más sabor a pollo), ajo, pimienta, etc.

Los pasos son:

  1. Hierven todo (hasta que esté todo bien blandito)
  2. Cuelan la olla, pero cuidando de no tirar el agua (caldo) que quedó
  3. Separan la carne que quedó en la carcaza y la juntan con la papa, el zapallo y un poco de caldo (a gusto)
  4. Si tienen licuadora, licúan todo y si no tienen, lo pasan con la Minipimer (a mí me va más usar la licuadora)
  5. Listo! Lo que yo hago es preparla “concentrada” (con poca agua) y la guardo en porciones, directo al freezer y cuando la voy a comer (previo descongelamiento) le agrego queso, agua y a veces (cuando estoy antojada) un chorrito de crema.