Regalo Fácil

Hace unos años yo estaba bastante obsesionada con tener el set de cuchillos completo, al mejor estilo American Dream. Soñaba con tener el taco de madera para guardarlos prolijamente y usar cada uno de ellos para su única y exclusiva función  (uno para el pan, otro para filetear pescado, otro para carnes, etc.). Por supuesto, en mi sueño, eran cuchillos de un excelente acero que yo siempre mantenía afilados.

Ilusa de mí. Tuve ese set que, por supuesto, no fue de tan buena calidad y, al poco tiempo me di cuenta que yo rara vez fileteaba pescado y casi nunca compro pan, así que de bien poco me servía un cuchillo de pan. Ahí es cuando me di cuenta también que la cuchilla de carne era enorme y, salvo para trozar un pollo sintiéndome el verdugo de Ned Stark, no tenía mucho uso que darle (porque picar ajo con esa cuchillota es, cuanto menos, incómodo). Por supuesto, viví un tiempo en la mentira de sentirme Dolly Irigoyen en una cocina profesional pero, graciadió, el destino me cruzó con la verdadera solución a mi problema cuchillístico.

Fue en un viaje. Yo buscaba (porque una amiga tenía uno) unos cuchillitos semi-económicos (pero muy bonitos) de la marca Khun-Ricon. Encontré (de oferta) el modelo Santoku de esta marca (exactamente igual al de la foto). Sin dudarlo y feliz de mi hallazgo, lo compré pensando en que ahora tenía esa mini-cuchilla de carne que me vendría fantástico. Una vez más, el destino el destino se puso de mi lado y me sorprendió muy gratamente: era mucho mejor que eso! Este tipo de cuchillo (santoku) es el cuchillo japonés de uso común y es, básicamente, genial para cualquier uso. Paso a detallar lo avispado del diseño:

– tiene un filo ligeramente curvo, que lo hace muy cómodo para cortar, picar y rebanar vegetales y especias
– el peso entre la hoja de metal y el mango es similar, lo que lo hace muy fácil de usar y que no resulte pesado
– suele venir de tamaños chicos (aunque hay algunos más grandes) lo cual, de nuevo, vuelve a facilitar su uso
– como tiene una hoja de metal ancha, también se defiende bastante bien atando pollos y carnes

Mi mensaje con este post es: si tienen un amigo cocinerito al que no sepan que regalarle, piensen en un cuchillo de estos. Hay de distintas marcas (ergo, distintos precios) y creo que hasta Arbolito tiene sus propios modelos. Si es de mejor marca, la aleación de acero va a ser mejor y se va a desafilar menos (obveo) pero el precio también es otro. Eso sí, es un regalo que dura años y garantiza ser recordado con cariño cada vez que su propietario se acerque a prepararse un almuerzo o cena.