La posta de la verdulería

En estos días en que hay que aprovechar hasta el último pesito, acá van unos trucos para sacarle jugo a la verdulería (especialmente en verano):

– hay algunas verduras baratísimas en verano que pueden congelar y comer en invierno casi como si fueran frescas. Los divos en cuestión son el morrón y el choclo. Yo gusto de cortar el morrón en tiritas (o aros, según tenga lugar en el freezer) y el choclo en dos o tres partes. Descongelado, el morrón queda justito para ensalada (se cocina un poco por el frío). El choclo, en cambio, tarda un buen rato en descongelarse y necesita unos minutos de cocción.

– ajo: hay que aprovechar las promociones de 3x$X (o sea, tres cabezas de ajo por el precio que el verdulero amigo tenga). No es necesario ser una familia de 8 ni un devorador compulsivo de ajo. Basta con guardar las cabezas en la heladera (adentro de un frasquito, por supuesto) para que dure más que suficiente.

– rúcula: acá la clave es aprender a aprovechar la promoción típica (dos o tres ataditos por X cantidad de dinero) y aprender a conservar las hojas frescas. Los pasos para tener rúcula fresca por más de una semana son:

  1. desatá la rúcula
  2. lavala bien, en un bowl con agua bien fría (podés incluso ponerle cubitos de hielo)
  3. en un tupper/contenedor grande poné una capa de servilletas de papel, arriba la rúcula fresca y lavadita y una capa más de servilletas de papel (esta última capa tiene que tener agujeritos). Para cerrarla, usá papel film y listo el pollo! (detalle: no le cortes las raíces)

– tomate: esta es fácil. Solo hay que estar atento que el tomate tiene un precio de lo más variable entre verdulería y verdulería. ¡Dígale no a la comidad de la verdulería de la esquina!

– champis: si lo que te gustan son los champignones tenés que estar atento y comprarlos sueltos (en vez de en bandeja con el film y toda la parafernalia). Para que te des una idea: la bandejita de 200gr sale $13 o $15 y el kilo de los honguitos sueltos apenas $40 (algo así como 8pe los 200gr)

Y por último, les dejo un anti-consejo: tengan cuidado con el clásico “comprá frutas de estación”: últimamente hay varias trampas dando vueltas por ahí (zapallos, manzanas, lechuga) están siendo sobrevalorados por el calor veraniego.