Garrapiñada

Bueno, mi abuela no hacía garrapiñada y, sospecho que la mayoría de las abuelas tampoco. Pero, si hubieran tenido esta receta (y no las hubieran engatuzado con el cuento de que necesitaban una ollita de cobre) seguramente la hubieran hecho y habría quedado así de rico.

Bueno, los dejo con el post que preparó Ceci para el blog :)

De maní, de almendras, de avellanas, de nueces, de lo que se te ocurra. Depende de tus gustos y presupuesto. Es simple y necesitás pocos ingredientes. Algún fruto seco, azúcar y agua.

Acá va la receta para hacer unas almendras garrapiñadas:

Necesitás

1 taza almendras / 1 taza azúcar rubia orgánica / 1 taza agua

Pasos

  1. Tostá primero las almendras en la sartén a fuego bajo. Rotalas así es tostado es parejo.
  2. Agregá el azúcar y el agua y subí el fuego. Revolvé constantemente con cuchara de madera. Primero el azúcar se va a disolver, después se hará un almíbar y finalmente ese almíbar se hará espeso hasta que las burbujas tarden más en romperse.
  3. En ese momento retiralas del fuego y seguí revolviendo hasta que el azúcar se cristalice. El azúcar debería quedar blanco, duro y opaco, cubriendo todas las almendras.
  4. Volvé a llevar al fuego apenas hasta dorar el azúcar. Se despegará de la sartén y le dará brillo a la garrapiñada.
  5. Pasá a un plato, separalas y dejá enfriar.