Carne a la bolsa

Por los pasillos se comenta que la dieta argentina tiene un gran porcentaje de carivorocidad en ella. Sobretodo, de carne vacuna. Sea esto cierto o no, no hay que ser ningún genio para darse cuenta que la carne de vaca está en alza (y que lomo al horno con papas es un manjar que no suele suceder).

Por eso, para no dejar de comer carne al horno (y no tener que esperar al aguinaldo como si se tratara de un lujo descomunal) vengo a compartirles la receta de C. para hacer un cuadril o un vacío al horno, tierno y jugoso.

Primero que nada vamos a ser sinceros: C. no es ninguna amante de la cocina. No le gusta estar horas preparando una comida ni volverse loca con las especias. Así que esta receta va a ser un 1, 2, 3 listo…

Ahora bien, el tema es así:

  1. compran un lindo pedazo de carne
  2. si es un corte muy grasoso, desgrasenlo. Toma un ratito pero no vale la pena hacer comidas por demás grasosas si se puede evitar (y además esto es muy fácil)
  3. metan la carne en las bolsas para horno Knorr (con el sabor que gusten, a mí la que más me gusta es la de Salsa Picante, que tiene un picor justo sin invadir demasiado)
  4. metan la bolsa (con carne y todo) al horno precalentado. Con unos 40 minutos tienen su cena tierna y jugosa, lista para ser devorada por los comensales

Pueden acompañar la carne con unas ricas papitas al horno (aprovechado que la papa negra sigue a precio cuidado) y, si se sienten con ganas de más, dan un salto al vacío y agregan morrón en tiritas. Uhm…