Pequeños momentos para ahorrar agua en el hogar

Después de la crítica (muy consciente por cierto) que tuvo el video de limpieza de papas a la danesa y aplaudiendo la iniciativa de los lectores, acá paso seis sencillos recursos (que intentan no ser iguales a los miles que hay dando vueltas por internet) para que todos ahorremos esas aguas que despilfarramos por ahí*.

Mientras te lavás los dientes
Este es conocido y es así de sencillo. Mientras te estás cepillando los dientes, no es necesario dejar la canilla abierta. Podés abrirla para mojar el dentífrico (si sos de los que lo prefieren así!) y cerrarla después al momento de enjuagarte. Para hacer los buches, lo mejor es usar un vaso de agua y no dejarla corriendo y tomar directo de la canilla.
El mismo truco aplica para todo hombre viril de pelo en rostro que se afeite.

Mientras lavás los platos
Esta es prácticamente igual a la anterior (y cortesía de mi abuela Queca). Consiste en enjabonar toda la vajilla y luego enjuagarla toda junta (y no enjabonar-lavar, enjabonar-lavar con el chorro abierto a lo bestia).

Para guardar en la heladera
Siempre que guardes agua (de la canilla) en la heladera, que sea sin filtrar. El filtro remueve (entre otras cosas) el cloro del agua que la hace menos sucia si va a estar embotellada un día o dos.

Preparando el arroz
Yo el arroz siempre lo lavo antes de prepararlo (no veo la necesidad de ingerir todo ese almidón inhumano que lleva). A mí me enseñaron a lavarlo abajo del chorro de agua limpio, pero la verdad es que es un despilfarro de agua. Así que mi método es: pongo el arroz en un gran colador, apoyo el colador en una olla y lleno la olla de agua. Revuelvo el arroz hasta que el agua quede blancuzca y repito esto tres o cuatro veces.
Después, claro está, cocino el arroz con sus medidas correspondientes de agua para no tener que tirar el exceso de agua.

Agua fresca
Si quieren tomar agua fresca directo de la canilla (pero acaban de usar el agua caliente para lavar) no está de más recordar que la paciencia no mata a nadie y esperar 15 minutos a que se vuelvan a enfriar los caños ahorra un buen rato de dejar el agua corriendo totalmente a la buena de Dios.

Agua no tan fresca
Cuando les sobra agua después de (por ejemplo) hervir un huevo (o incluso de hervir papas o lo que fuere) o les quedó encerrada en una botellita durante días (y es un verdadero asco para tomar) recuerden a sus hermosas plantitas. Ellas van a agradecer esa agua y le ahorran, pasito a pasito, gotas al planeta. (Plus: si usaron el agua para hervir verduras, encima están regando con agua mucho más rica en nutrientes).

____

* Por si alguno de mis queridos lectores vivió en un tupper durante los últimos 20 años, los invito a googlear frases como “ahorro agua potable” “problema agua mundo” “agua potable África” y confío en que Google los iluminará en el camino de saber por qué importa el temita del agua, a pesar de que Aysa nos de una factura fija no importa cuánto gastemos!